Prejuicios de género

Idea u opción, generalmente de rechazo, que se tiene sobre los hombres o las mujeres, a partir de opiniones y percepciones subjetivas, que aun cuando han sido cultural y socialmente construidas, no reflejan los datos de la realidad. Por ejemplo:

Una mujer que cuida su arreglo personal es juzgada como débil de carácter, insegura y con baja autoestima. En cambio, si su actitud es contraria se le tacha como agresiva o desagradable.

La decisión de ser madre es tomada como una falta de compromiso con la ciencia. Esto influye en el aumento de científicas solteras.


Rol o papel de género

Es un elemento muy importante para el mantenimiento y el cambio del sistema de sexo-género, ya que toda sociedad conocida atribuye tareas específicas a cada sexo.

Las tareas asignadas pueden ser distintas de acuerdo con el contexto cultural, sin embargo, aquéllas relacionadas con el ámbito doméstico, como el mantenimiento de la vida, el cuidado de las hijas e hijos, la limpieza del hogar, la preparación de los alimentos, etc., suelen señalarse como propias de las mujeres.

En contraste, el espacio público, donde se ejerce la actividad política, cultural, científica, etc., se percibe un salario y se goza de mayor prestigio y reconocimiento que en el doméstico, ha constituido un espacio de privilegio masculino.

Es importante señalar que las relaciones entre ambos espacios se caracterizan por una desigual distribución del poder. El trabajo realizado en el ámbito doméstico es considerado de menor importancia, al grado de que ni siquiera se percibe un salario, en cambio, las decisiones tomadas en el ámbito público, tomadas la mayor parte de las veces sin considerar a las mujeres, afectan al espacio privado.

Roles de género

Conjunto de tareas y funciones que se asignan a mujeres y hombres en una sociedad dada y en un momento histórico concreto.

Por ejemplo, a pesar de que en la matrícula universitaria el número de mujeres y hombres ha llegado a ser igual, en los máximos grados académicos, así como en los puestos de investigación y dirección de las instituciones, los hombres son mayoría. El espacio doméstico engulle a muchas mujeres profesionistas al imponerles tareas que limitan sus posibilidades de desarrollo en el ámbito público. Estas mujeres llegan a realizar auténticos malabares para cumplir con sus expectativas profesionales: presentarse a congresos, dictar conferencias, acudir a juntas y reuniones, publicar trabajos de investigación, etc. En cambio, los varones pueden dedicarse por entero a sus actividades mientras sus esposas, madres y hermanas se encargan del trabajo doméstico.


"Llama la atención que en sociedades como la nuestra cómo es posible que determinadas reuniones se suspendan por el hecho de que haya una cita deportiva y sin embargo sea tan mal visto que una mujer tenga dificultades porque su hijo se ha puesto enfermo para poder asistir a una reunión”
Almudena Fontecha, Secretaria de Igualdad del Sindicato de Unión General de Trabajadores de España, octubre 2009.